Saltar al contenido

¿QUE PASARÁ CON EL CUARTEL?

La falta de un informe de la Dirección General de Bienes Culturales mantiene en pie, de momento, el centenario edificio que albergó, primero, el cuartel de carabineros y, después, la Comandancia de la Guardia Civil de Puerto de Mazarrón. La demolición del singular inmueble, de principios del siglo XX, al borde del paseo marítimo, está pendiente de que los técnicos de Patrimonio Histórico dictaminen si cuenta con algún valor que le permita salvarse, al menos en parte, de la piqueta. Según el Ayuntamiento, solo este trámite mantiene paralizado el expediente de derribo promovido por sus dueños: Patrimonio del Estado.

Del deficiente estado de conservación da cuenta la valla metálica que protege las dos fachadas de las instalaciones, sin uso desde 2005, debido al riesgo de desprendimientos y para evitar accidentes. Sin embargo, la anunciada demolición no aporta luz sobre qué pasará después. El Consistorio quiere que el Instituto Armado levante allí unas nuevas dependencias para dar servicio a la amplia comarca de la Bahía de Mazarrón. Una aspiración que se refuerza a la vista de los últimos datos de criminalidad: los robos en casas se han disparado un 80%.

El Ministerio del Interior sigue sin dar una respuesta sobre esa pretensión municipal. Pero el Consistorio se agarra a lo que parece una buena señal: el Estado no está interesado en desprenderse de dicha propiedad, en un privilegiado enclave a unos pocos metros del mar, frente a la dársena de los pescadores. Al menos, las dependencias no figuran en los listados de bienes inmobiliarios puestos a la venta por el Ministerio. Sí busca comprador, en cambio, para otro equipamiento de la Benemérita en el municipio. Se trata de la casa cuartel de Mazarrón, en la avenida de la Constitución. La construcción, sobre un solar de casi 800 metros cuadrados, está a la venta por 1,4 millones de euros, según una tasación realizada en 2006. Hasta ahora nadie ha pujado. En la anterior legislatura, con el exalcalde Ginés Campillo a la cabeza, el Consistorio intentó cerrar un acuerdo: a cambio del cuartel de Mazarrón las arcas municipales asumirían la remodelación de las dependencias del Puerto, con un presupuesto de 440.000 euros. Todo quedó en agua de borrajas cuando llegó la nueva Corporación.